miércoles

Gazpacho rustico casero "Made by EB"

Cuando era jovencita hacía mucho deporte, cuidaba mi salud y llevaba una vida sanísima. Gracias a mis escasos estudios nutricionistas  me confeccioné  una dieta bajísima  en calorías y rica en nutrientes y vitaminas “además de barata para el bolsillo”.
Es curioso. Por aquel entonces lo hacía por cuidar mi salud, hoy la he retomado por cuidar mi bolsillo. Había olvidado los muchos placeres que me proporcionó entonces esta dieta
 “made  by EB”

Para estos calores  sofocantes os va a ir de lujo este plato “me lo agradeceréis”

Hoy os traigo un gazpacho rustico casero, barato, no tenéis que gastar trituradora  para hacerlo, por lo tanto “ahorro en E E”, saludable, elimina líquidos retenidos, baja el exceso de grasas, por lo que es un excelente adelgazante natural,  purifica la sangre y limpia todo el organismo de toxinas nocivas para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo.

Ingredientes para 2 raciones

1 ajo – 1 cucharadita de perejil – 5 cucharadas de vinagre “si es de manzana mucho mejor” – 3 de aceite  “a ser posible de oliva”
Sal al gusto-
1 vara de apio – un tomate medianito  “de unos 130 g. aprox” una cebollita pequeña  o un trozo de unos 70 g.  Y un trozo de pan de  unos 60 g “el equivalente aprox, a dos rodajas de 2 cm de lo que llamamos pistola o pan de cuarto – 1 vaso de agua muy fría a punto de congelación

Picar el ajo muy pequeñito, añadirle el vinagre, el perejil, la sal y el aceite. Batir como para una vinagreta y guardar en la nevera
“Nota” Esta vinagreta la podéis tener preparada con tres o cuatro días de antelación” así conseguiremos que no se nos repita el ajo y nos siente bien al estómago.

Minutos antes de comer trocearemos la cebolla bien picadita, el apio y lo añadiremos a la vinagreta mezclándolo bien
Por último añadiremos el agua “casi helada”  el tomate  y el pan, troceados muy pequeñitos, mover para mezclar bien y ¡Listo!


Una delicia para el paladar.  Una desintoxicación  para el organismo. Un descanso para el

cuerpo y Un ahorro para nuestra economía